Tradicional es en Logroño celebrar por estas fechas la fiesta “del pez, el pan y el vino”, revivir, los ya pasados,  enfrentamientos entre franceses y riojanos; sintiéndonos orgullosos de cómo sobrevivimos al asedio francés. Y es que así comienzan nuestras fiestas, con una recreación del campamento francés y una comedia del Sitio de Logroño; junto con representaciones cómicas repartidas por los rincones del casco antiguo de la ciudad.

Cita obligada para todos aquellos que pasen por Logroño,   y si además os alojais con nosotros en el Hotel Marqués de Vallejo ¡mucho mejor!, entre el 8 y el 11 de junio, es, sin duda, pasear por las calles céntricas de la ciudad, envolviéndose en un entorno medieval, degustando pinchos, probando vinos… y celebrando junto a los logroñeses y logroñesas sus fiestas patronales. No olvidar que el  9 se celebra el día de La Rioja, pasacalles con gigantes y cabezudos, degustaciones (longaniza, gulas, magret de pato con manzana, zapatilla de jamón, anchoas…) desfiles de las tropas francesas, recreación del campamento y del asedio de los franceses y las ya conocidas representaciones teatrales ¡qué llegan los franceses! Y el Reloj de San Bernabé; son algunos de los actos más representativos de estas fiestas patronales. El sentido de estas fiestas lo da conmemorar en esta fecha la victoria de 1521 ante las tropas de André de Foix, que intentaba llegar a tierras de Castilla atravesando la ciudad de Logroño. Unos 30.000 soldados franceses y navarros asediaron durante 17 días la ciudad, y cuando ésta estuvo a punto de caer, 4.000 soldados al mando del Duque de Nájera llegaron al frente, haciendo huir al ejército invasor. El día 11 de junio Logroño celebró el triunfo, jurando el voto de San Bernabé, festividad de ese día, que pasó a ser patrón de la ciudad. El emperador Carlos I de España, para recordar el triunfo, ordenó añadir al escudo de la ciudad tres flores de lis. Según cuenta la leyenda, la ciudad sobrevivió a base de peces pescados en el río Ebro durante el asedio, como consecuencia que el resto de subsistencias fueron destinadas a la alimentación del último animal bovino que quedaba vivo en la ciudad. Este fue engordado y mostrado a los invasores para extender la leyenda que todos los habitantes de Logroño, incluidos los animales, poseían un tamaño sobrehumano y así atemorizar las tropas del ejército invasor. Este hecho propició el acto principal de esta celebración, una degustación gratuita de peces, pan y vino, de manos de la Cofradía del Pez, que se desarrolla en las proximidades de la Puerta del Revellín, como no podía ser de otra forma, el día 11 de junio (de 10 a 2). Del voto de San Bernabé, que recogía las actividades festivas a realizar, surgió la colocación de un arco festivo en cada una de las puertas de la ciudad, hecho que en la actualidad se mantiene colocando un único arco conmemorativo al comienzo de la calle Portales, frente al viejo ayuntamiento; arco del que cada logroñés que pasa por debajo coge una pequeña ramita para recordar hasta el año próximo sus fiestas patronales. Se instauró también la tradición de los banderazos durante la procesión, que en la actualidad realiza la alcaldesa en 3 puntos de la ciudad: Arco de San Bernabé, Cuatro Cantones y Puerta del Revellín (11de junio de 11 a 12h). De estas y muchas otras actividades puedes disfrutar si pasas por la ciudad de Logroño del 8 al 11 de junio. Programa completo de fiestas: http://www.logro-o.org/favoritos/enlaces_mas_info/SanBernabe_2012.pdf

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

  Pagina web HMV

  ADER - Agencia de desarrollo económico de La Rioja